Responsabilidad ambiental en los diferentes sectores productivos

Más allá de todas las ventas o servicios que se presten en una empresa, las mismas deben cumplir con diferentes compromisos internos y externos, los cuales garantizan su continuidad en el tiempo. El negocio o las empresas de anime no quedan exentas de estas obligaciones, ya que hoy en día se ha vuelto casi obligatorio tener una instalación que trabaje para disminuir el daño al planeta, bien sea con la utilización de energías renovables, con unas tarifas gasnatural adaptadas a los usos de la empresa, el reciclaje o mantenimiento de espacios verdes, etc.

La responsabilidad que deben asumir estas empresas como generadoras de empleo, de la movilidad económica en el mercado y de la satisfacción del cliente, hacen necesario tener cierta responsabilidad social. Todas las instituciones sin importar del sector a donde pertenecen, deben tener metas definidas, bien sea a nivel comercial, social, educativo y demás; así, cualquier aporte fuera de las líneas estratégicas, es considerado un acto voluntario de altruismo. Hasta hace más o menos una década, la voz de los consumidores se escucha más fuerte y es por esto que los empresarios han decidido integrar a su filosofía y planes algunos componentes del servicio comunitario como parte de un programa anual obligatorio,

La sociedad cataloga las contribuciones filantrópicas como actos de redención empresarial, así como una estrategia de ventas. Aunque esto puede ser cierto, parte de las prácticas de ventas en algunas empresas están orientadas a esto, pues buscan el bienestar social para que las personas puedan tener libre acceso al consumismo, pero todas las empresas no se manejan de la misma manera. Por ningún motivo se debe olvidar que el mundo de los negocios mantiene su curso, y que aunque queramos o no, las estructuras sociales funcionan alrededor de la satisfacción de las necesidades.

Sin importar la actividad realizada, las empresas tienen el deber y el derecho de hacer sus bienes de una u otra forma. Algunas personas hasta los momentos no valoran todos los esfuerzos que tienen dichas empresas, las cuales asumen verdaderamente un compromiso con la sociedad, y donde cualquier retribución hecha es mal vista por la sociedad y juzgada fuertemente. Es fácil perder de vista las acciones desinteresadas que se pueden hacer bajo el radar o la mirada pública.

La responsabilidad ambiental empresarial es otra de las vertientes que más se cuestionan al hablar de la responsabilidad social empresarial. Todos los días se pueden ver atentados y atrocidades contra el medio ambiente y aunque se realicen muchos esfuerzos, no parecen ser suficientes dentro del ámbito empresarial, los cuales ayudan a disminuir el impacto en los recursos naturales. Muchos de los daños son consecuencia de las operaciones de fabricación y producción, aunque las oficinas corporativas también tienen una huella ambiental.

Las buenas prácticas ambientales han encontrado su lugar en los proyectos integrales de las empresas, siendo un eje transversal de las operaciones, convirtiéndose en una ventaja que tiene múltiples beneficios. Al hacer actividades ecoeficientes, se coloca la visión ambiental en un primer lugar con la influencia de los participantes.

Dejar un comentario